Hoy quiero hablaros del famoso workflow en la fotografía. ¿A qué se refiere el concepto “flujo de trabajo”? Como su nombre indica, es un método de trabajo que nos permite trabajar de manera fluida, evitando errores y ahorrando tiempo. Para mí es la diferencia principal entre un fotógrafo profesional y una persona que hace buenas fotos. Pero no te lo encontrarás por serendipia ni vendrá a ti a través del aire como un virus primaveral. Tienes que currártelo, pero merece la pena. Veamos por qué.

El workflow es todo el proceso que debemos seguir desde que preparamos el material fotográfico antes de una sesión hasta que entregamos y guardamos las fotografía finales. Requiere planificación, disciplina y método (lo vuelvo a repetir). El resultado marcará la diferencia: seremos más fiables, mejores profesionales y, por lo tanto, accederemos a mejores clientes y mejores trabajos.

Me voy a centrar en el flujo de trabajo desde el momento en que importamos los archivos a nuestro disco duro, otro día hablaremos de la preparación antes de la sesión fotográfica. Hay métodos diferentes, según el tipo de trabajo y de persona, en mi caso, uso principalmente Adobe Bridge, Lightroom y Photoshop.

Os dejo información y enlaces que espero os resulten útiles. El primer vídeo es de un fotógrafo indio que nos proporciona diez razones para usar Adobe Bridge. El vídeo están en inglés (con acentazo), pero os hago un resumen también en español de los principales puntos.

 

 

Adobe Bridge: 10 razones para usarlo

1. La herramienta para comparar dos imágenes es mejor que la de Lightroom. Puedes hacer zoom en el mismo punto de dos imágenes y compararlas a la vez, arrastrando el cursor.

2. El modo “review” permite visualizar las fotos como un carrusel. Pulsando “control o command + B”, accedes a este modo donde podrás puntuar las fotografías 1 a 5 estrellas o añadir etiquetas de color usando el teclado numérico.

3. Podrás crear colecciones virtuales con las imágenes elegidas y evitarás duplicarlas.

4. El uso de filtros es increíblemente específico: por etiquetas de color, tipo de archivo, keywords o incluso, por orientación de la imagen.

5. Permite visualizar los archivos que están dentro de las subcarpetas sin tener que navegar entre ellas.

6. Ofrece la posibilidad de renombrar varias imágenes a la vez, haciendo click en “Herramientas – Cambiar nombre de lote…”. Esta opción es una de las más útiles, nos permitirá volver a encontrar nuestros archivos rápidamente. Además, permite mantener el nombre original en los metadatos.

7. Tiene una opción de “Revelar archivos recientes” que permite ver los archivos abiertos recientemente por los programas de Adobe: Photoshop, Illustrator, InDesign o Dreamweaver. Perfecta para localizar los archivos en los que has estado trabajando.

8. El módulo “Salida” da la opción de exportar directamente en PDF o para galería web, con previsualización directa en el navegador web.

9. Es muy fácil cambiar el orden de las fotos, solo hay que arrastrar unas junto a otras. También cambiar el tamaño de las miniaturas funciona tan fácil como la barra de Lightroom, además del atajo “control/command + alt + scroll down/up”.

10. Una de mis favoritas: seleccionas varias imágenes, click en “Herramientas – Photoshop – Cargar archivos en capas de Photoshop”. Se creará un único documento en Photoshop que incluirá todas las imágenes seleccionadas, cada una en una capa diferente.

 

Flujo de trabajo en Lightroom y Photoshop

Primero, os dejo con un par de vídeos muy útiles: uno sobre el flujo de trabajo en Lightroom y otro sobre cómo usar Lightroom y Photoshop para procesar imágenes sin perder tiempo ni cometer errores.

 

 

 

Mi workflow en Lightroom

Este es un pequeño resumen sobre cuál es el flujo de trabajo que sigo yo en Lightroom. Espero que os resulte útil y os permita ahorrar mucho tiempo y evitar errores durante el trabajo frente a la pantalla

  • Importo las imágenes en el disco duro. Muy importante: que no sea el mismo disco duro donde están instalados el sistema operativo y los programas de edición.
  • Creo varias carpetas: para fotos RAW, seleccionadas, favoritas, blog, o JPG finales para los clientes.
  • En Lightroom, creo un catálogo para cada sesión.
  • Al importar las fotos, uso “Añadir”, creo una previsualización 1:1 y relleno las keywords y los metadatos.
  • Selecciono solamente las fotos favoritas y luego las buenas, no pierdo el tiempo en eliminar las malas. Uso banderas, estrellas o colores. Yo uso el color rojo para imágenes que necesitan un retoque posterior en Photoshop.

workflow lightroom flujo trabajo alvaro rabadan fotografía

  • Edito por lotes. Selecciono una imagen por cada escena con iluminación diferente. La retoco en profundidad y luego sincronizo esos ajustes con las demás imágenes de la misma escena. De esta forma, ahorro mucho tiempo porque solo debo realizar pequeños ajustes en la exposición, saturación o el contraste en el resto de las fotografías.
  • Siempre retoco las fotografías favoritas primero. Estas serán las que acabarán en poder de mis clientes y en mi portfolio.
  • Nunca uso presets ni sincronizo los ajustes sin haber “normalizado” las imágenes. Es decir, primero ajusto balance blancos, exposición y contraste, después todo lo de abajo es cuestión de estilo. A partir de ahí aplico presets.
  • Una vez retocadas todas las fotografías, las exporto en diferentes formatos, tamaños y resoluciones, dependiendo de las necesidades de cada cliente. Una vez exportadas, comienzo a trabajar en las fotografías que requieren un retoque más exhaustivo en Photoshop.

 

Otro día hablaremos de cómo enfocar nuestra profesión como una marca o empresa. También es muy importante tener un método para saber elegir a nuestros clientes. Saber decir no es una práctica sanísima y muy necesaria: nos hará avanzar en este mundo tan complejo y denostado. Pero esa es otra historia y deberá ser contada en otra ocasión.

Por último, os dejo con un  par de cosas:

 

 

Shortcuts photoshop

 

lightroom shortcuts